El origen del Instituto Profesional ESUCOMEX se remonta al año 1978 con la creación de la Academia Centro de Estudios Superiores ESUCOMEX Limitada. Posteriormente, en 1989 obtiene el reconocimiento oficial del Ministerio de Educación impartiendo cuatro carreras: Ingeniería de Ejecución en Comercio Internacional, Contador Auditor, Diseño y Publicidad con mención en Creatividad Publicitaria.

 

En 1990, con la dictación de la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza, Esucomex ingresa al sistema de acreditación ante el Consejo Superior de Educación, para luego lograr su autonomía institucional el 10 de enero de 2002. A contar de 2011, la Institución ha sido acreditada durante tres períodos consecutivos, cuya vigencia se mantiene hasta diciembre de 2018.

 

Actualmente, el Instituto Profesional ESUCOMEX se encuentra en pleno desarrollo de su cuarto proceso de Acreditación Institucional.

 

Su continuo y permanente crecimiento se ha visto materializado en la construcción de un nuevo edificio ubicado en Ejército N°133 que se suma a las otras dos instalaciones ubicadas en Ejército N°91 N°119, las cuales constituyen la única sede de la Institución.

 

En los últimos cinco años la Institución ha sistematizado su funcionamiento basado en un Proyecto de Desarrollo Estratégico que contempla el período 2013-2018.  Los desafíos de  su ejecución se basan fundamentalmente en consolidar un sistema eficiente de gobierno y de gestión institucional, en mejorar la calidad de la oferta educativa a través de la adopción de un modelo con enfoque en  competencias, y en reforzar la sustentabilidad institucional y su crecimiento.

 

Cabe destacar que, a partir del año 2014, se reformuló la oferta académica rediseñando las carreras técnicas y profesionales, a partir del modelo de formación con enfoque en competencias, las cuales fueron distribuidas en tres escuelas: Administración, Construcción y Tecnología.

 

En 2015 se crea el programa de Tutorías Académicas, que tiene por objeto prestar apoyo y orientación a los alumnos que requieren alguna ayuda para avanzar en su proceso de aprendizaje. Se acompaña a alumnos de primer año, a través de la mediación de docentes tutores designados por las diferentes carreras. Dicha práctica institucional se reforzó a través de la adjudicación de un programa de financiamiento de Becas de Nivelación Académica (BNA 2016), permitiendo a la institución fortalecer los mecanismos de alerta temprana de deserción de primer año y diseñar nuevas estrategias para abordar este fenómeno. 

 

En 2016 la Institución avanzó en la acreditación de carreras como mecanismo interno de aseguramiento de la calidad, cuyo resultado se materializó en el año 2017 con la acreditación de las cuatro carreras más emblemáticas de ESUCOMEX, Ingeniería en Comercio Internacional; Comercio Exterior; Auditoría y Contabilidad.

 

Junto con lo anterior y tras llevar a cabo un sistema de auditorías internas, la Institución decidió avanzar hacia una certificación externa que involucra todos los procesos críticos que inciden en el ciclo formativo del estudiante (Diseño Curricular; Admisión y Matrícula; Provisión del Servicio Académico; y Certificación y Titulación).  Obteniendo así en 2018 la certificación ISO 9001:2015 en dichos procesos institucionales claves.

 

En la actualidad,  ESUCOMEX tiene una oferta educativa de 20 programas de estudios, todos concentrados en su única Sede, sumando una matrícula total de 2.918 alumnos en distintas modalidades y jornadas permitiendo la adecuación del currículum al estudiante. En ese sentido, otro de los avances experimentados por la Institución en el último tiempo apunta a fortalecer la instalación de un entorno virtual de aprendizaje que responda a los requerimientos del modelo instruccional para los programas impartidos bajo la modalidad semipresencial. Este avance se ha traducido en el establecimiento del Centro de Tecnología Educativa (CTED), que surge de la necesidad de satisfacer los requerimientos específicos de la modalidad semipresencial. 

 

Es posible verificar en la historia de la instutición una permanente preocupación por la calidad en la formación de sus alumnos; actualización y pertinencia de sus planes y programas y un esfuerzo sistemático por mejorar las condiciones e infraestructura, lo que finalmente busca agregar valor profesional, cultural y social a quienes egresan de esta casa de estudios.